Según el informe “Capturar el momento”, que analiza datos de 76 países, pese a la importancia de un inicio temprano en la lactancia materna, muchos recién nacidos esperan demasiado por distintas razones, entre ellas:
Alimentar a los recién nacidos con comida o bebida, incluida la leche de fórmula: algunas prácticas habituales como descartar el calostro, que una persona mayor alimente al bebé con miel o que un profesional de la salud le dé un líquido específico, como agua azucarada o leche de fórmula, retrasan el primer y fundamental contacto del recién nacido con su madre.
El aumento de cesáreas por elección: en la República Dominicana, las tasas de cesáreas casi se duplicaron, pasando del 31 % en 2002 al 58 % en 2014. Durante el mismo periodo, las tasas de inicio temprano de la lactancia materna disminuyeron del 62 % a un 38 %. Un análisis realizado en 51 países señala que las tasas de inicio temprano de la lactancia materna son significativamente más bajas entre los recién nacidos que nacen por cesárea. Por ejemplo, en el país, el 40 % de los bebés nacidos por cesárea amamantaron en la primera hora después del nacimiento, en comparación con el 61 % de los bebés nacidos por parto natural.
Brechas en la calidad de la atención proporcionada a madres y recién nacidos: según el informe, la presencia de una matrona capacitada no parece influir en las tasas de la lactancia materna temprana. En 58 países, entre 2005 y 2017, los partos en centros de salud aumentaron en un 18 %, mientras que las tasas de inicio temprano lo hicieron en un 6 %. Se dan muchos casos en los que se separa a los bebés de sus madres inmediatamente después del parto y en los que la orientación que ofrecen los trabajadores de la salud es limitada. En Serbia, las tasas aumentaron un 43 % de 2010 a 2014 gracias a los esfuerzos dedicados a mejorar la atención que se brinda a las madres en el parto.



Fuente :Diario Libre.
31/Julio/2018.-